“Necesitamos combatir la angustia de la muerte con la pasión de la vida,” Muriel Barbery

La escritora francesa charló con los bachilleres sobre la vida, la muerte, la literatura y su obra

Como parte de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, la escritora francesa Muriel Barbery (Casablanca, 1969) sostuvo un diálogo con alumnos de la Preparatoria 7 de la Universidad de Guadalajara (UdeG) en el marco del programa Ecos de la FIL.

Barbery, quien lamentó no poderse conducir en español, fue auxiliada por el docente Diego Vázquez, de la Trayectoria de Aprendizaje Especializante (TAE) de Francés de la Preparatoria 7 para establecer una charla en los dos idiomas.

La autora compartió que se decidió a escribir justo a los 40 años, ya que antes había estudiado Filosofía y se había dedicado a la docencia por 15 años (“no vengo aquí a dar una clase, ya estoy cansada de eso,” bromeó).

“Cuando tenía la edad de ustedes (de los estudiantes), no tenía ni idea de que me convertiría en escritora. Jamás quise serlo, fue la gente la que me persuadió.” confesó Barbery.

Lo único que sabía era que le encantaba escribir, pero no para publicar libros. Incluso compuso una novelita a los 12 años de la que se siente orgullosa, no por lo que escribió entonces, sino porque le dio la satisfacción de terminar un relato.

Fue su esposo quien primero la animó a mandar sus manuscritos a las editoriales y si bien su primera novela (Rapsodia gourmet, 2000) “no lo leyó nadie”, la dejó con la satisfacción de haber publicado un libro. Luego vino La elegancia del erizo (2006) y el éxito editorial y las traducciones.

La escritora de La vida de los elfos (2015), indicó que para sus novelas no hace personajes que reflejen su vida, pero escribe en ellos sus gustos; son sus portavoces, ya que les da emociones que son de ella.

Contó que, sin embargo, el personaje de la conserje Renée en La elegancia… tiene aspectos parecidos a ella, ya que se encuentra rodeada de libros.

Respecto al sentido de la vida, Muriel Barbery cree que hasta el final de la existencia seguirá reflexionando acerca del tópico y que su personaje Paloma es una etapa de esa reflexión. Este personaje es una niña de 11 años que desea suicidarse; sin embargo, todo lo que hace en la novela emana de la vida y su encuentro con la conserje Reneé le da un giro a su devenir.

“Si creyera en el suicidio, no hubiera escrito La elegancia… combatimos la angustia de la muerte con la pasión de la vida,” sentenció.

 

Cinco consejos para escribir

La francesa dio cinco tips para que los jóvenes se conviertan en escritores:

  1. Leer
  2. Leer
  3. Leer
  4. Leer

Porque leer es un gran momento de soledad, de aislamiento. De imaginación y fertilidad contra el mundo y su velocidad actual (recomendó incluso deshacerse de los televisores y otros distractores). Y

  1. Escribir por placer.

 

Dos libros que le cambiaron la vida

Si bien dice que los leyó cuando era adolescente y no les entendió mucho, recomendó este par de libros porque contenían todo lo que había que saberse sobre la vida, la muerte y el amor:

  • Lo que el viento se llevó, de Margarett Mitchell
  • Guerra y paz, de Leon Tolstoy
  • Boletín Informativo No. 61-2017
    Víctor César Villalobos
    Jueves 30 de Noviembre de 2017
    Zapopan, Jalisco
    Fotografía: Víctor César Villalobos